¡Club de lectura virtual!

6 noviembre 2013

El pasado miércoles tuvimos nuestra primera sesión de lectura virtual con los clubes de de Palencia y Dueñas,… ¡qué gozada! Fue toda una experiencia, y como resumen que mejor que enlazaros el texto redactado por nuestra monitora, Elisa, y que está colgado en el blog de los clubes de lectura de la Biblioteca Pública de Palencia:

ENLACE AL BLOG

Conociéndonos a través de una pantalla, por Elisa Hermano.

Mírales, que atent@s ell@s

Mírales, que atent@s ell@s

Hoy hemos tenido por fin nuestra primera sesión virtual. De esta manera todas las personas participantes en el club de lectura de Dueñas, Aguilar de Campoo y Palencia, hemos podido vernos las caras. No a la manera tradicional, pero sí a través del ordenador.
La experiencia ha ido mejor de lo que pensábamos, parece que no confiábamos demasiado en esto de la técnica, pero por suerte, quitando algún problemilla con el sonido, todo ha salido muy bien.
Hemos estructurado la sesión en tres partes. En la primera, Paloma, Enrique y Mª José, los directores de las bibliotecas de Dueñas, Aguilar y Palencia respectivamente, han presentado los tres clubes. Tanto en Aguilar como en Dueñas su club de lectura lleva funcionando tiempo, aunque para este se haya apuntado en el último municipio gente nueva; y en Palencia es la primera vez, aunque también quienes han participado en otros clubes.
En la segunda parte, nos hemos ido presentando individualmente, y  hemos recomendado un libro,y  apuntado cuál es nuestro lugar favorito para leer.Aquí van tooooooooodas las presentaciones:
En Dueñas:
  • Julia: cualquier libro de Alberto Vázquez-Figueroa. Sitio para leer: el sillón de casa, cuando está sola.
  • Rita: la llave de Sarah de Tatiana de Rosnay. Sitio para leer: en cualquier sitio.
  • Quili: la vida imaginaria, de Mara Torres. Sitio para leer: en verano en el patio, con mal tiempo en un silloncito.
  • Luz Dary: cometas en el cielo de Khaled Hosseini. Sitio para leer: en todas partes, pero donde esté tranquila.
  • Maripi: el mundo de Sofía de Jostein Gaarder.
  • Mariví: Los archivos de Salem de Robin Cook. Sitio para leer: enl a cama por la noche.
  • Josefa: Nada es azar de Richard Bach. Sitio para leer: en casa, cuando está tranquila.
  • Tere: las 1000 mejores poesías de la lengua castellana. Sitio para leer: en la cama cuando todo el mundo ya descansa.
  • Sara: donde se alzan los tronos de Ángeles Caso. Sito para leer: en la terraza en verano, en el sofá en invierno.
  • Isabel: Historia y antología de la poesía española de Carlos Federico Sainz de Robles. sitio para leer: en un sillón con los pies en alto para que le sirva de atril.
  • Paloma: Madame Bovary de Gustave Flaubert. Sitio para leer: en el autobús y en el baño, cuando le dejan.
  • Chus: Mr Gwyn de Baricco. Sitio para leer: en casa y en las exposiciones.
02
En Aguilar:
  • Charo: Orgullo y Prejuicio de Jane Austen. Sitio para leer: en la cama con el sol de frente al madiodía, después de comer.
  • Mª Jesús: el perfume de Patrick Suskind. Sitio para leer: en la cama.
  • Consuelo: el libro del buen amor de el Arcipreste de Hita. Sitio para leer: de cara a Peñaguilón
  • Montse: El olvido que seremos de Héctor Abad. Sitio para leer: un sofá orejero.
  • Isabel: la camarera de Markus Orths. Sitiop ara leer: en el salón.
  • Marcos: Son de Mar de Manuel Vicent. Sitio para leer: en el sofá, y en la playa.
  • Inmaculada: la elegancia del erizo de Muriel Barbery. Sitio para leer: en el sofá cuando está sola.
  • Mª Luz: el nombre de la rosa de Umberto Ecco. Sitio para leer: sentada en cualquier rincón de casa, sobre todo antes de dormir.
  • Mª José: El lector de Bernhard  Schlink. Sitio para leer: el sofá de casa.
  • Cobi: entre tonos de gris de Ruta Sepetys. Sitio para leer: no le molesta nadie, así que cualqueir sitio es bueno.
  • Rafael: la España en su historia, Cristianos, moros, judíos de Américo Castro. Sitio para leer: en la cama no.
  • Maribel: cualquier libro de Kate Morton para pasar el rato. Sitio para leer: en el baño, en los viajes en tren.
  • Felipe: la intemperie de Jesús Carrasco. SItio para leer: el sofá y la cama.
  • Mª Dolores: Nada se opone a la noche de Delphine de Vigan (el siguiente libro que vamos a leer). Sitio para dormir: en la cama.
  • Quique: La guerra de los botones de Louis de Pergaud y La guerra del fin del mundo de Vargas Llosa. sitio para leer: la biblioteca cuando puede, y en el tren.
En Palencia
  • Chelo: El tiempo entre costuras de María Dueñas.  Sitio para leer: en la cama.
  • Adela: El mundo de Juan Lobón de Luis Berenguer. Sitio para leer: en silencio, ella sola.
  • Soledad: La vida imaginaria de Mara Torres. Sitio para leer: en verano le encanta coger un libro, la bici y subir al monte.
  • Amparo: Miel y Almendras de Maha Akhtar. Sitio para leer: en cualquier sitio, en el pueblo en la calle.
  • Isabel: cuando el mundo gira enamorado de Rafael de los ríos. y El caballero del jabalí blanco de José Javier Esparza.Sitio para leer: sin ruido en el cuarto de estar.
  • Maite: libros de Ken Follet, Camilla läckberg, Kate Morton. Sitio para leer: aunque haya guerra lee, así que en cualquier sitio. Y en la playa en verano.
  • Flori: el monje que vendió su ferrari de Robin S. Sharma. Sitio para leer: en casa cuando se levanta y aún tiene la mente vacía.
  • Raquel: El amor en los tiempos del colera de Gabriel García Márquez. Sitio para leer:  en un orejero al lado de la chimenea y en la huerta en verano.
  • Montse: La trilogía de la niebla de Carlos Ruiz Zafón. Sitiop ara leer: en la cama porque duerme mal.
  • Carmen: la conjura de los necios de John Kennedy Toole. Sitio para leer: toda espatarrada en casa, en el sofá con luz diurna.
  • Belén: La Claraboya La bolsa de piedra de Saramago. Sitio para leer: en Madrid en el metro, ahora aquí en la cama.
  • Inés: Cualquier libro de antonio Muñoz Molina. Sitio para leer: cualquier sitio con un poco de silencio y orden.
  • Lola: Hablar solos de Andrés Neuman y La Regenta de Leopoldo Alas Clarín. Sitio para leer: en todas partes menos en la cama y en los parques, porque al final se encuentra con alguien y se pone a hablar.
  • Mª José: El olvido que seremos de Héctor Abad. Sitio para leer: cuando está muy despierta los fines de semana.
  • Elisa: Maus. Relato de un superviviente de Art Spiegelman y Las uvas de la ira de John Steinbeck. Sitio para leer: viajando en tren y haciendo bicicleta estática en casa por las mañanas.
Para finalizar, en la tercera parte de nuestra sesión virtual, las personas que hicieron las veces de “secretarias” en cada club de lectura, nos hicieron un resumen de la sesación general que se había tenido del libro La Calle de la Judería.  De esta manera, Julia en Dueñas nos dijo que el libro gustó pero que no encantó, que era curioso que la serie Isabel hiciera que el tema de la novela estuviera muy de moda, y que les encantaría leer más libros sobre historia.
Charo en Aguilar comentó que la novela de Toti Martínez de Lezea gustó en general porque mezclaba literatura con historia, y que se cuenta lo que sigue pasando en España, que los mejores, los que tienen más cultura acaban teniendo que irse. Por cierto que dijeron, al igual que Dueñas, que la experiencia les está encantando y que a ver cuándo nos decidimos a hacer un encuentro cara a cara con todo el mundo.
Carmen en Palencia nos contó que también, como pasó en Aguilar, el libro gustó a casi todo el mundo, que es una novela ágil, de lectura fácil que no profundiza demasiado en la época histórica, y que quizá eso habría gustado más; y que habla sobre temas tan humanos como la envidia, la relación entre padres e hijos, la religión, etc.
Y con esto, la crónica de nuestra primera sesión virtual. Aunque, no podemos finalizar esta entrada en el blog sin hacer un comentario gastronómico a los buñuelos que estaban comiendo en Dueñas. A ver si a la próxima Aguilar y Palencia también podemos disfrutar de ellos 😛
También es un placer enlazar aquí el texto que ha aportado nuestra querida Isabel Torres:

Virtualidades,  por Isabel Torres.

Cuánto nos vamos a reír en apenas un par de años. O menos.
Nos veremos a las claras los rostros, podremos  conversar sin tener micrófono en mano, nos escucharemos a las claras, dejaremos de temblar en cuadraditos  desordenados, veremos, nítidas, nuestras miradas, casi todas de vista cansada de haber leído tanto y tan variado.
Acaso  podamos gustar una galletita gullona de Aguilar, un  barquillo venteño de Siro, una chocolatina de Trapa eldanense  o un pan y quesillo de Palencia con solo alargar la mano virtual hacia la pantalla.
Virtual viene de “virtus” ( del mismo latín que transformamos en castellano) que alude a la fuerza o voluntad de ejercer una acción aunque no la hagamos.
Pero quién nos va a quitar el gozo de haber sido ser pioneros.
Hablaremos de libros que es lo que en verdad nos gusta.
Y leeremos, leeremos, leeremos…
Gracias a todos por la dicha de encontrarnos.
Primer encuentro virtual de contertulios de clubs de lectura palentinos.
30 de octubre de 2013. Isabel Torres.
haciéndonos a esto de comunicarnos virtualmente

haciéndonos a esto de comunicarnos virtualmente

Anuncios

2 comentarios to “¡Club de lectura virtual!”

  1. MCK said

    Me lo perdí 😦 Ya lo siento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: